Los servicios fúnebres, al límite por el pico de la pandemia que golpea

12

La segunda ola de Covid- 19 generó un incremento notable en la cantidad de servicios fúnebres que deben prestar las empresas del rubro y los dos crematorios ubicados en el Gran Resistencia: Avellaneda y Fenix.

En tal sentido, las empresas indicaron que el incremento de servicios es superior al 60 por ciento en comparación con los primeros meses del año, pero supera el 100 por ciento en comparación con los tiempos anteriores a la pandemia.

Tal incremento obligó a realizar un gran esfuerzo pero hasta ahora pudieron atender todos los pedidos que recibieron tanto las cocherías como los dos crematorios, que atienden a un promedio que hoy supera los 15 servicios por día.

También algunos reconocen que existe una demora mínima para poder entregar las cenizas a los familiares pero hasta ahora todos pueden responder a los pedidos.

Los precios varían notablemente y están relacionados con el servicio que se presta. Por ejemplo, la cremación directa sin ceremonia arranca en 23.000 pesos pero puede llegar a costar más de 90.000 pesos.

La diferencia es que algunas cocherías organizan una ceremonia especial para entregar las cenizas a los familiares, es decir que pese a todo hay al menos una posibilidad, al menos mínima, de despedir a un familiar que se lo llevó la pandemia.

Una de las firmas que ofrece ese servicio es Previsora Paraná, que no cobra a sus asociados. También, se ofrece elaborar un video con fotos que aportan los familiares. Todas estas opciones permiten suplir la imposibilidad de velarlo y despedirlo. Es que una persona que falleció por Covid-19 directamente cremada.

NORTE supo que si bien hay cementerios en el Gran Resistencia que aceptan víctimas de la pandemia en casi el 100% de los casos el cuerpo es incinerado.

MUERTOS COMUNES

Si el muerto padeció una patología diferente al Covid- 19 se permitirá un velorio por un par de horas, pero hay diferencias entre las cocherías.

En algunos casos se hace una breve investigación para determinar el grado de riesgo y si el fallecido tuvo una enfermedad pulmonar el velorio es a cajón cerrado. Otras firmas, en cambio, piden el correspondiente certificado de Covid-19 negativo para abrir la sala.

Y hasta instalan mamparas, lo que implica que no hay posibilidad de contacto con el cuerpo y de esta forma, más allá de puede considerarse un exceso en las medidas de bioseguridad, se evita cualquier propagación.

También hay diferencias en la cantidad de personas que pueden estar en la sala al mismo tiempo. Mientras algunas permiten no más de 5 otras dejan ingresar hasta 10 personas.

Un dato no menor es que las costumbres para despedir a los muertos fueron variando notablemente en los últimos años y la pandemia no hizo otra cosa que potenciar algunas herramientas que ya había como el velorio online o virtual.

En casi todos los casos se permite la presencia de ministros religiosos para que en un breve espacio de tiempo se pueda cumplir con los preceptos dispuestos por la fe del difunto.

Si bien se cree que en poco tiempo más la segunda ola pasará y la pandemia será algo del pasado, de momento los velorios se realizarán respetando las medidas de bioseguridad que arrancan desde que se busca el cuerpo hasta su disposición final. Y la cremación hoy es la única opción para aquellos que son víctimas de la pandemia que comenzó a finales de 2019.

close
Blog NEA

Hola 👋
Recibe noticias .

Ingrese su correo electrónico para recibir las noticias más importantes de Blog NEA.

¡No enviamos spam! Lea nuestra política de privacidad para obtener más información.